Los cactus Schlumbergera se encuentran entre las plantas de interior más populares y alegran la temporada navideña con sus numerosas flores. Debido a que florecen de noviembre a enero, se les conoce mejor como “cactus navideños”. Si cuidas adecuadamente el cactus navideño, podrás disfrutar de sus flores durante varios años. Sin embargo, un simple error de riego puede provocar la muerte rápida de la planta de interior.

Aquí descubrirás qué es importante a la hora de cuidar los cactus Schlumbergera y qué debes evitar definitivamente.

Cuidar y propagar cactus navideños

Los cactus navideños son plantas generalmente muy poco exigentes y que requieren pocos cuidados. Lo más importante es evitar el encharcamiento y utilizar un sustrato permeable al agua, porque las raíces de Schlumbergera son especialmente susceptibles a pudrirse. Los expertos en plantas recomiendan utilizar un sustrato que contenga piedra pómez, perlita u hojas de haya. Sin embargo, la tierra para macetas disponible en el mercado no es realmente adecuada para los cactus navideños.

1. Cuidando los cactus navideños: la ubicación adecuada

Elija un lugar parcialmente sombreado o luminoso para su planta de interior. Sin embargo, tenga cuidado de no exponer el cactus navideño a la luz solar directa. En verano también se puede colocar la planta en el balcón o terraza siempre que las temperaturas no bajen de los 10°C.

2. Riega el cactus navideño

Durante el periodo de floración debes mantener la Schlumbergera constantemente húmeda. Sin embargo, esta planta de interior no tolera el agua dura. Para regar, utilice únicamente agua del grifo o agua de lluvia si está disponible. Cuando las hojas se marchitan, el cactus navideño ya no está.

3. Consejos para la floración

Para conseguir una floración exuberante, debes darle a tu cactus navideño un período de descanso de varias semanas a finales de agosto o principios de septiembre como máximo. Durante este tiempo la planta no se riega ni se fertiliza. Simplemente rocíe las hojas de vez en cuando con una botella de agua con atomizador. Durante el período de inactividad, traslade su cactus navideño a un lugar más fresco donde la temperatura no supere los 20°C.

Tan pronto como aparezcan los primeros brotes, es hora de regar un poco más la Schlumbergera. Si cuidas especialmente tu cactus navideño, con un poco de suerte florecerá por segunda vez al cabo de unas cuatro semanas. La planta ahora es particularmente susceptible a la pudrición y sólo se debe rociar, no regar. En general, los cactus navideños prosperan mejor con menos agua que con demasiada.

4. Propagar cactus navideños

La mejor época para propagar cactus navideños es la primavera. Para ello, simplemente separe algunos segmentos de hojas de la planta madre y enraícelos en una maceta con tierra para macetas permeable al agua. Tarda unas cuatro semanas.

Durante este tiempo, asegúrese de que la tierra esté constantemente húmeda, pero no demasiado. Para conseguir una planta densa, lo mejor es plantar varios esquejes de hojas en la maceta. De esta manera, podrás rejuvenecer fácilmente incluso las plantas de Schlumbergera más viejas.
No es tan difícil, ¿verdad? A diferencia de la flor de pascua, la Schlumbergera es una planta muy fácil de cuidar. Y gracias a estos consejos podrás disfrutar de las coloridas flores de este cactus durante mucho tiempo.