Estos pesticidas naturales y caseros son eficaces para eliminar los bichos dañinos de las plantas y, al mismo tiempo, son lo suficientemente seguros como para no envenenarlo a usted y a su familia.

Un jardín interior exuberante y saludable es un motivo de orgullo. Hay un trabajo duro y apasionado, alegrías y dificultades detrás, pero es muy gratificante cuando el resultado es un Jardín del Edén privado, especialmente porque tú lo creaste. El tiempo que dedica a monitorear malezas e insectos, sin mencionar los desafíos de fertilidad del suelo, puede convertirse en una experiencia increíblemente emocionante, no solo desde una perspectiva estética, sino también sabiendo que está produciendo productos de su propio jardín para la mesa de su hogar, especialmente si siga protocolos orgánicos que no se basen en resultados rápidos pero potencialmente dañinos, sino en soluciones verdes que siguen protocolos naturales que huelen a viejo.

Cuando se trata de mantener tus plantas sanas y protegerlas del voraz ejército de insectos, existen varios enfoques que pueden inclinar la balanza a tu favor. Un método para disuadir las poblaciones de insectos que lleva muy poco tiempo es utilizar insecticidas naturales o caseros que puedan reducir su número o eliminarlos en masa. Dado que no todos los insectos son dañinos, el uso indiscriminado de insecticidas no es el enfoque correcto: los pesticidas fuertes que también atacan a los insectos beneficiosos pueden tener efectos nocivos en el ecosistema del jardín. La alteración drástica e indiscriminada de los ecosistemas puede ser una práctica tóxica para los humanos y otros animales antes de que se tomen medidas con pesticidas o insecticidas. Así que asegúrese de elegir la opción más eficaz y menos dañina para usted y su jardín.

Insecticidas naturales y caseros.

1. Insecticida en spray de aceite

Un insecticida casero elaborado a base de aceite vegetal y un jabón suave puede causar estragos en ciertos insectos molestos como pulgones, ácaros, trips, etc. Para hacer un insecticida en aerosol a base de aceite, mezcle 1 taza de aceite vegetal con 1 cucharada de jabón (cubra y agite bien). Cuando esté listo para aplicar, agregue 2 cucharaditas de mezcla de aceite en aerosol a 1 galón de agua, agite bien y rocíe directamente sobre las superficies de las plantas infestadas con pequeñas plagas de insectos. El aceite cubre el cuerpo de los insectos, asfixiándolos efectivamente al obstruir los poros a través de los cuales respiran.

2. Insecticida en aerosol a base de jabón

Un pesticida casero, similar a un aerosol de aceite, es un aerosol jabonoso que también es eficaz para controlar ácaros, pulgones, moscas blancas, escarabajos y otros insectos pequeños y hambrientos. Para hacer un insecticida en aerosol a base de jabón, mezcle 1/2 cucharadita de jabón líquido suave con 1 galón de agua y rocíe la mezcla directamente sobre las superficies de las plantas infectadas. Como insecticida en aerosol a base de jabón, funciona de manera similar a un pesticida en aerosol a base de aceite y puede usarse según sea necesario (aunque todavía se recomienda NO usarlo durante las horas más calurosas del día, sino más bien por la noche o temprano en la mañana). la mañana). la mañana).

3. Insecticida a base de aceite de neem

Un aceite derivado de las semillas de neem es un poderoso insecticida natural que puede interrumpir el ciclo de vida de los insectos en todas sus etapas (adultos, larvas y huevos), lo que lo convierte en un excelente recurso para el jardinero orgánico. El aceite de neem tiene un efecto disuasorio y perturbador hormonal sobre los insectos que se alimentan de las hojas y otras partes de las plantas. El aceite de neem es biodegradable y no tóxico para las mascotas, pájaros, peces y otros animales salvajes. Es eficaz contra muchas plagas comunes del jardín y es un fungicida natural que puede controlar el mildiú polvoriento y otras infecciones fúngicas de las plantas. Está disponible en muchos huertos o tiendas naturistas. Para usar aceite de neem como insecticida, siga las instrucciones del frasco o comience con una mezcla básica de 2 cucharaditas de aceite de neem y 1 cucharadita de jabón líquido suave, agite bien con 1 litro de agua y luego rocíe sobre la planta afectada. El aceite de neem también se puede utilizar de forma preventiva rociando las hojas de las plantas que suelen ser atacadas por plagas antes de que realmente sean atacadas.

4. Tierra de diatomeas como pesticida natural

Esta sustancia natural con un nombre algo complicado está hecha de una roca sedimentaria compuesta de algas fosilizadas (diatomeas), un recurso bastante común en la Tierra (se dice que la Tierra está compuesta por un 26% de algas). La tierra de diatomeas tiene muchos usos dentro y alrededor del hogar, y su acción como insecticida natural es solo uno de ellos. Este material no envenena ni asfixia a los insectos, pero debido a sus propiedades abrasivas y su capacidad para absorber lípidos (una sustancia cerosa) del exoesqueleto de los insectos, provoca que estos se sequen hasta morir. La tierra de diatomeas suele encontrarse en tiendas de jardinería, pero suele encontrarse en grandes cantidades. Así que si tienes un jardín pequeño, compártelo con algún vecino interesado. Para usarlo, simplemente espolvoree la tierra alrededor de sus plantas o extiéndala sobre el follaje. Esto ayuda a controlar los caracoles y otros insectos rastreros. Por su naturaleza seca, es un eficaz pesticida natural.

5. Knoblauch-Insektizidspray

Knoblauch ist für sein scharfes Aroma bekannt, das für manche angenehm, für andere abstoßend ist, und dieser starke Geruch macht sich seinen Nutzen als natürliches Insektizid zunutze. Diese üblichen Küchenzutaten können verwendet werden, um Insektenbefall im Garten einzudämmen oder sogar zu beseitigen. Um Knoblauchspray zuzubereiten, nehmen Sie zwei ganze Zwiebeln und pürieren Sie sie in einer Küchenmaschine mit etwas Wasser (etwa einem Viertel). Lassen Sie die Mischung über Nacht ruhen, nehmen Sie sie dann heraus und gießen Sie sie in ein Glas. Fügen Sie 1/2 Tasse Pflanzenöl (optional), 1 Teelöffel milde Flüssigseife und ausreichend Wasser hinzu, um das Glas zu füllen.

6. Pfeffer-Insektizidspray

Pfefferspray ist genau wie Knoblauchspray ein ausgezeichnetes natürliches Insektizid. Es kann mit frischem oder pulverisiertem Chili zubereitet werden: Mischen Sie 1 Esslöffel Chilipulver mit 1 Liter Wasser und ein paar Tropfen milder Flüssigseife. Diese Mischung kann in voller Stärke auf die Blätter der betroffenen Pflanzen aufgetragen werden. Das mit frischen Chilischoten zubereitete Spray hingegen sollte mit einer halben Tasse Wasser und einer Tasse Wasser zum Kochen gebracht werden. Anschließend ruhen lassen, bis es abgekühlt ist, dann abseihen und mit dem Sprühen beginnen. (Achtung: Chilischoten können auch für Menschen sehr wirksam sein. Tragen Sie daher unbedingt Handschuhe, wenn Sie sie anfassen und versprühen, und halten Sie den Nebel von Augen, Nase und Mund fern.)

7. Tomatenblatt als natürliches Insektizid

Tomatenpflanzen gehören zur Familie der Nachtschattengewächse und enthalten als solche Alkaloide wie „Tomatine“, die bei der Bekämpfung von Blattläusen und anderen Insekten wirksam sein können. Um Tomatenblattspray als natürliches Insektizid zuzubereiten, hacken Sie 2 Tassen frische Tomatenblätter (die Sie von der Unterseite der Pflanze sammeln können) in 1 Liter Wasser und lassen Sie es über Nacht ziehen. Das Pflanzenmaterial abseihen und auf die Blätter der Pflanze sprühen.

Aus Erfahrungen lernen

Die oben genannten hausgemachten und natürlichen Insektizidrezepte sollten Ihnen einen guten Ausgangspunkt für die Erstellung Ihrer eigenen Version bieten. Jeder Gärtner scheint seine eigene Mischung und sein eigenes Verhältnis der Zutaten zu haben. Wenn Sie also auf die Wirkung eines bestimmten Rezepts achten, können Sie es optimal an Ihre Schädlingsbekämpfung anpassen. Denken Sie daran, dass das Töten aller Insekten in Ihrem Garten nicht das gewünschte Endergebnis ist und sein sollte, da jedes gesunde Ökosystem eine Fülle nützlicher Insekten, Mikroben und Pilze sowohl im Boden als auch auf den Pflanzen selbst erfordert, die die Einführung von Insekten, Mikroben und Pilzen ermöglichen Andere räuberische Insekten (Marienkäfer, Gottesanbeterinnen usw.) zu bekämpfen oder einen guten Lebensraum für sie zu schaffen, kann neben der Förderung der Bodenfruchtbarkeit auch ein wirksamer Ansatz zur Schädlingsbekämpfung sein.